Y, cómo eliminamos los certificados en el Estado?

Certificado de NacimientoEsta pregunta me ronda hace tiempo.  Los estados weberianos, con toda su estructura de compartimentos estancos, cultura del papel y la burocracia asociada.  Hoy, en el siglo XXI parece ser un modelo agotado, algunas de las cosas que marcan a nuestra sociedad y como los ciudadanos interactúan con el estado son:

 

  • Ciudadanos más empoderados y demandantes de servicios,
  • Preferencia del soporte digital, por sobre el soporte papel,
  • Reducir costos de transacción, tanto para el estado como para el ciudadano,
  • Web céntrico,
  • Mirada de meta-trámite por sobre interacciones unitarias.

En ese nuevo contexto, el producto certificado, pierde su valor, al menos en su concepción original.  Recordemos por un momento, que entendemos por certificado:

acreditación emitida por un servicio público, respecto de un ciudadano o una persona jurídica, basado en datos que esa misma institución gestiona, habitualmente requerido por un tercero (público o privado) para completar los antecedentes de un determinado trámite

 

Obtención de Certificados Manual

Como vemos los principales atributos de un certificado son:

  • No es un producto final (parte de una cadena)
  • Se basa en datos que administra el emisor
  • Es requerido por el solicitante para realizar un trámite
  • En muchos casos es fuente de ingresos adicionales de la institución emisora
  • Basado en papel (aunque algunos estados lo han digitalizado)

Pensemos por un momento en el siguiente modelo alternativo:

 

Certificados Automatizados

 

En este escenario, el producto certificado emitido por A, pierde razón de ser, ya que se transforma en una solicitud de información entre plataformas tecnológicas, realizada por la institución B.

Nuestro modelo habitual de Modernización del Estado debiera basarse en un modelo de operación como el planteado y NO digitalizado certificados de diestra a siniestra, como lo definen algunos estados de la región, si incluso para algunas evaluaciones internacionales la forma de medir a un estado moderno es el porcentaje de trámites on-line, llevando esto al extremo, el país con la mejor evaluación es aquel con el 100% de sus certificados digitalizados.

La idea es matar a los certificados y no alargarles la vida por medio de moverlos del mundo papel al electrónico, sólo así estaremos modernizando de verdad y no sólo dándole una manito de pintura.

Que mueran a los certificados, y vivan las interoperabilidades!

Imagen: http://ancestroschilenos.blogspot.de/2012/07/registro-civil-que-es-mejor-el.html