¿Tuvo impacto Facebook en las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos?

Logo con noticias falsasEn los últimos días ha existido una proliferación de artículos en la prensa, fundamentalmente en el New York Times y en otros medios como BuzzFeed y otros medios, respecto del impacto que tuvo Facebook en el resultado de la última elección presidencial de los Estados Unidos de Norteamérica, en la cual fue elegido Donald Trump, el cual se debería a la publicación de noticas falsas, tales como: “El apoyo del Papa a Donald Trump” y otras más.  Ante ello el CEO y Fundador de Facebook Mark Zuckerberg, se ha defendido vehementemente, diciendo que le parece: “I think is a pretty crazy idea. Voters make decisions based on their lived experience.”

 

Discutiendo de este tema con un amigo hace unos días me decía que, al igual que la reacción de Zuckerberg, no le resultaba creíble esa postura respecto del impacto en la votación, ya que i) no estaba confirmado que habían afectado más a Trump que a Clinton (lo cual esta publicación de Buzzfeed lo desmiente), ii) que no se podía demostrar que los lectores de esas noticias fueron a votar, y que finalmente, esto era más bien la reacción de los medios ante lo poco acertadas que fueron sus predicciones en dichas elecciones.  Más allá de compartir que esto de las encuestas va a tener que revisarse, creo que hay que analizar este fenómeno del impacto de las noticias falsas en el accionar de los usuarios con mayor profundidad.

 

Pero me gustaría partir con dos temas que a mi modo de ver, hoy por hoy, al menos producen un cuestionamiento al quehacer de Facebook en este ámbito.  Hoy existen dos paradigmas muy instalados en el grueso de la población, me refiero a:

 

Paradigma 1: Todo lo que aparece en la web es cierto, esto es muy común y un reflejo de ello, es la cantidad de cadenas de mensajes hoax (falsos) que circulan por la web y que rara vez se cuestiona su veracidad.  Recuerden por un rato la cantidad de cadenas que llegan a nuestros correos, whatsapp y otras redes sociales, reenviados por familiares y amigos.  Muchas veces basta con buscar el título de la cadena para ver que se trata de algo falso.  Estas cadenas persisten en la red y cada cierto tiempo vuelven a ponerse de moda.

 

Paradigma 2: Facebook gestiona y prioriza la data en forma “neutra”, y la forma en la cual se despliega en nuestro muro está asociada a su antigüedad y es el tiempo la variable fundamental para ello.  Hoy en día Facebook tiene un algoritmo de ranqueo de noticias desconocido, pero cuyo objetivo es lograr el mayor nivel de compromiso “engagement” del usuario.  Este algoritmo ha sido pensado con la lógica de establecer patrones (conducta, gustos, redes, contactos) con el objeto de vincularlos a productos y noticias y así mejorar el efecto de compromiso, esto mismo se aplica a la publicidad negocio sobre el cual sustentan su operación Google y Facebook hoy en día.  Esto ya ha sido demostrado y criticado por el periodista Eli Pariser en su publicación The Filter Bubble.  Lo que aparece en mi TL no es neutro desde el punto de vista de su priorización, como muchos creen.

 

Dicho esto, el argumento de que no está demostrado estadísticamente el impacto en la intención de voto, puede ser cierto, pero no vengan a decir que no afectaría mi decisión de voto, al menos en los indecisos.  Si el mismo principio que hay por detrás se usa como mecanismo de marketing, esto es, se eligen productos (intención de compra) en base a publicidad que aparece en Facebook.

 

Otro elemento que debe llamar a reflexionar, es esta lógica de que Facebook es un medio de comunicación, hoy está demostrado que este medio se utiliza como la principal fuente de información por muchas personas (incluso en algunos casos la fuente principal).  Con una pequeña diferencia de los medios tradicionales, no hay responsables respecto de lo que se publica, en el caso de las noticias falsas esto es más grave aún, al menos en los medios tradicionales hay códigos de ética, responsabilidades penales, en el mundo de las redes sociales no.

 

Que tanto habrá mejorado la votación de Trump o Clinton como algunos lo insinúan está por verse, incluso se habla del concepto posverdad (post-truth), término destacado el año 2016 por el Oxford Dictionary para denominar a eventos como la elección de Trump o el Brexit, posverdad

 

denota circunstancias en que los hechos objetivos influyen menos en la formación de la opinión pública, que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal

 

Pero volviendo a la elección asignarle cero efecto las noticias falsas en mi opinión no es creíble, sino estos medios no serían utilizados como medios de campaña en las elecciones.  De hecho algo que si está demostrado es que para Trump fue un mecanismo muy eficiente de recolección de fondos.

Si hasta en la reciente Cumbre de la APEC en Perú, el mismo Zuckerberg planteó medidas para mitigar el efecto de las noticias falsas y hoax.

Como dice el dicho: cuando el río suena, ….