Open Data, por donde empezar!

transparencia_2.jpg?v=1285977480541En estos días estuve en ciudad de México, gran  ciudad y donde además tengo buenos amigos, me pidieron diera un conferencia sobre Open Data, tema que me ha apasionado desde hace ya tiempo y que en los últimos días me tiene más que preocupado por lo que ocurre en mi país, que estamos dando un lamentable espectáculo, gatillado por la falta acceso a los datos de la principal encuesta que mide la pobreza en Chile – Casen, si los comentarios en torno a este tema llegaron hasta el mismísimo Financial Times.

En el seminario Semana de la Ciencia y la Innovación, desarrollado en la ciudad de México, este seminario se viene realizado hace varios años, y cada vez ha tomado más relevancia, este año tenían invitados a 5 premios nobeles, gran iniciativa del gobierno de la ciudad de México.  Uno de los paneles estaba relacionado con el acceso a los datos público, “Gobierno abierto de base de datos”, en el cual los penalistas (además de mi persona) eran de diversos orígenes y experiencias, Irak López del Gobierno de la Ciudad de México, Rudi Bormann del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Perla Gómez de la Universidad Autónoma Metropolitana, Andrés Hofmann Director de Política Digital, siendo moderado por el académico Santiago Negrete, de la Universidad Autónoma Metropolitana.

Tanto Irak como Rudi presentaron lo que los gobiernos de ambas ciudades, México y Buenos Aires están trabajando en estas materias, Perla en tanto desarrolló algunos puntos relacionados con nuestros marcos normativos y jurídicos.  Andrés por su parte abordó algunos contrapuntos respecto del cumplimiento de la letra de las normativas por sobre el espíritu del marco normativo.

Me pidieron que diera una mirada más global y los aspectos regionales de este tema, mi ponencia la enfoqué buscando hacer un contrapunto entre los 8 principios del Open Data, y los paradigmas instalados en los estados de la región respecto del acceso a la información pública, los cuales tienen una lógica más pull que push y que tan lejos estamos del Open Data, me refiero a ciertas ideas que nuestras autoridades tienen respecto del acceso a la información pública y como ella debe ser abordada por el estado:

 

  • Siempre debe existir la “verdad oficial”
  • Riesgos que autoridades ven frente a la posible interpretación “errónea”  por parte de los ciudadanos
  • Obsesión por establecer como único fin para el cual pueden ser usados los datos públicos, sea la “la investigación”  (¿qué entenderán por investigación? o ¿qué es un investigador?)
  • Extensos registros y barreras de entrada para acceder a los datos, con el propósito de obtener “información estadística” de los solicitantes
  • Restricciones al licenciamiento de la data, habitualmente en alguna parte del modelo de licenciamiento, dicen algo así como “datos propiedad del estado de …, el usuario no está autorizado a ….”

El desarrollo del panel me gustó, ya que en mi opinión pudimos dar una mirada bastante sistémica al tema y con diferentes visiones, por lo comentarios que pude ver por twitter al parecer fue de la agrado de los asistentes.

Luego del panel, ese mismo día tuvimos una muy interesante conversación con mis amigos Alfredo Méndez, Director de TI del IFAI y Andrés Hofmann de Política Digital; la idea,  como siempre nos ocurre era revisar diferentes aristas del tema, estuvimos especulando a la sombra de unos ricos manjares mexicanos (que buena comida tienen por allá)  y de una rica cerveza sobre esta materias.  Concluí un par de cosas que creo debieran ser ejes de desarrollo de este tema a futuro:

 

  • Los servicios públicos deben rediseñar sus procesos para que incorporen como parte del proceso, datos abiertos, es decir, Open Data por diseño y no desarrollo posteriores, ya que en muchos casos esto se transforma en la excusa perfecta para no exponer los datos en esa modalidad.
  • Hoy este es un tema que tiene más de apuesta y de visión de futuro que de “valor público y privado” del todo demostrado al menos en la región.  Pero me asiste una convicción que mientras más abiertos seamos en términos de información pública, mejores democracias tendremos.

Ahora bien, la pregunta de fondo que surge de este análisis, es cuales son los elementos centrales a la hora de diseñar una política pública en esta materia.  Creo que los planteamientos de Open Data Impacts  en su Research Note – Vol 1. Issue 2. nos dan algunas luces en esto, en particular en su documento  Ten Building Blocks of an Open Data Initiative.

 

  1. Liderazgo y fuerte soporte de la administración
  2. Modelo de identificación y priorización de datasets
  3. Modelos y prácticas de licenciamiento abiertas y difundidas
  4. Uso de estándares internacionales de publicación de datos
  5. Portales y plataformas de publicación en la web
  6. Generación de interpretaciones y reportes estáticos
  7. Incentivos y generación de comunidades de intereses de uso
  8. Desarrollo de competencias en torno a los datos y su uso
  9. Mecanismos de retroalimentación
  10. Marco regulatorio para la promoción e incentivos de los datos abiertos.

Creo que en el caso de nuestros países la regla número 10 es extremadamente relevante, ya que en materia de políticas públicas aquello que no es ley en la región, no existe.