Los proyectos son mucho más difíciles!

Poryectos complejos, con hacer que las cosas cuadren

Hace ya un tiempo, que vengo escuchando de varios stakeholder vinculados a la temática de proyectos tecnológicos (industria TI, academia, autoridades públicas, organismos internacionales), el comentario de que cada vez es más complejo desarrollar proyectos en el estado.  No se si esto se produce en otras áreas pero claramente en el sector TI los proyectos si se han complejizado en los últimos años.  Me atrevo a aventurar algunas razones del por que se ha dado esto:

 

  • Procesos de negocios más complejos: En los últimos años el estado se ha complejizado, hoy se requieren de servicios que den cuenta de altos niveles de conectividad, los ciudadanos esperan que el proceso tenga una lógica de meta-trámite y centrado en las necesidades de este.  Además deben contemplar la capacidad de operar en modalidad multicanal y en multiplicidad de dispositivos.  En muchos casos también ya se cuenta con servicio digitalizados de gran volumen (alta transaccionalidad, muchos usuarios) en que cualquier cambio o innovación debe hacerse manteniendo la operación actual.  En el pasado cuando se digitalizaba algún servicio, era un paso del mundo papel a lo digital, hoy en muchos casos eso no es posible.

 

  • Contratación pública: la contratación pública TI no ha dado cuenta de la evolución de este tipo de proyectos, todavía en muchos países, se contrata a fardo cerrado soluciones que no están del todo entendidas y menos aún con los requerimientos claros.  He visto licitaciones en las cuales se espera que el oferente diga un valor final y ni siquiera hay claridad del problema a resolver, eso es parte del levantamiento inicial, como espera ese mandante que el proveedor pueda ofertar una solución a un problema que el mandante no tiene claro.  Otro de los problemas es el abuso de los convenios marco, comprando proyectos en un formato de piezas y partes.  A esto se suma que en muchos países hay que comprar al más barato y no al mejor,  existe confusión respecto de poner como elemento central al momento de la decisión el menor precio y no el mejor valor del gasto.

 

  • Arquitecturas Tecnológicas, en los últimos años las arquitecturas tecnológicas que permitan abordar nuevas soluciones y que además den cuenta de los sistemas legados, se han transformado en todo un desafío, ya que la diversidad de plataformas base, tecnologías diferentes y falta de buenas prácticas y estándares, hacen que la complejidad aumente significativamente. Otra cosa que ha impactado en el proyectos, es que se espera que con grandes soluciones tecnológicas, se puedan resolver reformas del Estado, no del todo evaluadas.

 

 

  • Uso de enfoques metodológicos poco probados, esto lo vemos a diario, instituciones públicas acogen como propias ciertas metodologías, pero con muy poca experiencia en su forma de trabajo, esto ha ocurrido con el PMI en el pasado.  Hoy lo vemos con el tema de los métodos ágiles, se quiere usar un método ágil, pero la lógica de administración es de métodos tradicionales, escribí sobre esto Cuando lo ágil, no es tan ágil, lo único que hace este tipo de decisiones es entorpecer el avance de los proyectos, ya que pone una presión adicional en los equipos de proyecto, ya no sólo con las dificultades intrínsecas del mismo, sino que además adoptando una forma de trabajo y método poco usado en la organización.

 

  • Lo urgente versus lo importante, la presión por mostrar resultados en el corto plazo, lo cual hace que en muchas ocasiones se tomen decisiones que van en contra de un mejor diseño de la solución, ya que lo que se busca es tener una cinta que cortar.

 

  • Poco aprendizaje cruzado, es poco frecuente que las lecciones aprendidas pasen de una a otra institución del estado.  No hay una adecuada polinización cruzada en el estado.  No sólo se trata de una falta de intercambio de experiencias, sino también que producto de esa asimetría en muchas ocasiones el estado paga varias veces por las mismas soluciones, o peor aún intenta resolver varias veces el mismo problema.

 

  • Aversión al riesgo, producto del aumento de los niveles de desconfianza en las instituciones y sus autoridades, el nivel de riesgo que están dispuestos a enfrentar autoridades públicas es mucho más bajo que en el pasado.  Cabe señalar, que cualquier proyecto de modernización relevante tiene riesgos y se van a cometer errores, el desafío es como mitigarlos y reducir su impacto.  Hay que recordar que cualquier modernización tiene una componente importante de innovación y por ende de riesgo.

 

 

Lo anterior hace que, al menos en la región, cuesta mucho ver las grandes innovaciones que hace algunos años veíamos, me refiero a grandes sistemas que le cambiaron la forma de operar al Estado, es de esperar que sólo se trate de mi visión con un alto grado de tecnopesimismo!